¿Te imaginas?

28 marzo 2010

¿Te imaginas? … un mundo en el que el símbolo ya no es símbolo, se ha deshecho del falso corset con el que pretendieron marcar sus formas. Donde el símbolo ya no es lo proyectado sino que es, como siempre fue, la máquina que proyecta. Qué vas a interpretar tú, pobre infeliz, sin símbolo-signo al que asirte. ¿Qué? Qué vas a interpretar cuando tu decorada cajita se haga añicos y caiga, y caiga y se haga añicos. Cuando ya no puedas meter, encerrar y encerrarte más en ella.

Ingrata; en lugar de reírte, llorarás.

ACTO PRIMERO

Mirarás hacia abajo y verás, entre otras, tu sexualidad desparramada por el suelo. La cajita hecha añicos y tú con ella. Dónde quedará el nosotros, lo nuestro. Nadie ni nada. Nada ni nadie quedará cuando se destruya. El proceso ya ha empezado y el símbolo se desvanece. Se desvanece y le quedan horas. Lee, corre, lee mientras queden barandas; barreras. La género ya no concuerda y el naranja empieza a tener poco que ver con la fresa. El viejo signo se esfuma. Se acabó la constante evaluación bajo la medida de las cuatro paredes. Qué va a ser de la patología cuando todos estemos enfermos. Lee, que ya no hay nada que descifrar; ya no hay símbolo, ni interrogación posible. Lee, corre, lee; que de nada sirve. Que leyendo, adelantas su muerte.

Las palabras ya no dicen nada, callan como putas. Como putas, ni expresan ni representan, sólo mueven. Instigan y mueven, anhelos. Máquinas que proyectan y no símbolo, recuerda. ¿Recuerdas? Cuerdas que se trenzan en libre albedrío. Ésta y la otra y la de más allá son palabras vacías que no representan; meras máquinas del deseo. Tu deseo y no él mio. Y todavía no lo has aprendido: el naranja revienta el tímpano cuando la fresa te atrapa el gusto. Pero todavía no; todavía no estás listo.

Con tu cajita se acaban las distancias y las disciplinas. Las relaciones se multiplican y crecen en las esquinas. Se enredan y suben hasta el tercero y ocupan todos los orificios. Se te meten dentro y revuelven tutú, tu tuétano. Todo es copulativa y no hay, ya no hay, adversativa sin cópula. No adversativas no equivalentes pero no hay, tampoco, adversativas, si no quieres. Qué decir sino que no hay lenguaje sin deseo, ni subjetividad encerrada en uno mismo. Uno y trino: yo, sujeto y cuerpo; artificialidades ya no necesariamente contiguas. Y la consciencia, y la inconsciencia, inclasificable tan siquiera en la piel de lo que dimos en llamar individuo. Devenires caóticos y, por supuesto, ni sombra de aquella otra invención que llamamos… tiempo.

ACTO PRIMERO

Rozando el suelo, ya no habitaremos el mundo cautivos, sino que, sin referentes, escudos, el mundo nos habita. Un mundo que no existe, sino que crece y se inventa, en su totalidad, a cada instante. Cada manifestación es su propio soporte, y viceversa. Un mundo sin caja, sin sus cuatro paredes, sin hegemonía ni mayoría, ni gobierno ni democracia ni leyes. Se acabo la paz que no era más que resignación a cierto malestar y el confortable calor de la diferenciación del eunuco. La opresión de la certidumbre. Sin verdades, ni verdades a medias, el significado se vuelve, de nuevo, nómada. Huye la lógica sin dejar rastro. Potencialidad y ausencia de todo pensamiento que no nazca de, al que no se le tenga. Afecto, sólo afecto.

Ya está aquí. No hay forma de formarse ni organización posible. Ni forma de razonar o explicarlo alguna. No hay modelo ni metodología que no sea su propia ausencia. Caída libre. Miedo. No puedes, no te resistas. Ni intentes aprehenderlo. Te atraviesa, es todo. ¿Recuerdas? Máquina que te proyecta y que te maquina. Al fin, la multiplicidad, la diferencia y la complejidad desveladas y extremas como ellas mismas. El sueño, sin causa alguna, deja de ser teatro para ser poiesis, usina. Y me preguntas, me pregunto deseosa (ahora sí, perra), deseosa de llorar como el recién nacido, si se ha roto ya, por fin, la maldita cajita.

..

Así quiero que nazca, que no me falle, esa hija mía, esa hija de nadie, que, de dos padres muertos, un padre y un padre, ya nació hace días.

.

Anuncios

2 comentarios to “¿Te imaginas?”

  1. Daniel Miñano Says:

    “ya no habitaremos el mundo cautivos, sino que, sin referentes, escudos, el mundo nos habita. Un mundo que no existe, sino que crece y se inventa, en su totalidad, a cada instante”, inmenso!
    Me quedo con este párrafo, porque es de un óptimismo radical con el que me identifico tanto…
    Porque yo opino que sí hay barandas, pero no rejas. Que el mundo es pura democracia, a pesar de los dictadores lingüistas. Que la verdad sólo debe ligarse a la belleza y a la felicidad (por eso esta entrada de blog es tan verdadera). Y que el objetivo del conocimiento no debe ser tanto la verdad, como la esperanza.

  2. poliket Says:

    Sí. Hay mucha más “verdad” en infinidad de narrativas, que en otros tantos tratados científicos (sin despreciar tampoco a muchos de estos).

    Gracias Dani!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s