El fin del neoliberalismo.

5 junio 2010

No eran pocos los que, con la crisis “sistémica”, vieron el fin del neoliberalismo que venía a picarnos a la puerta, a buscarnos. Hoy no son pocos los que ya buscan en nuevas lecturas la pauta que justifique y de sentido a su relato precedente. Pero… ¿acaso alguien echó cuentas, hizo balance, de lo que costaba finiquitar al neoliberalismo?

Hasta que no se levanten, despierten, los insensatos para perderlo todo, hasta entonces, no se acabará nunca con esta espiral del sueño, este agujero negro, que lo devora todo y (por supuesto) a si mismo. Siguiendo las inmutables leyes de la física, es lo que sale más rentable. ¿Cómo se pretende ganar por la lucha lo que primero debe ser, con tales leyes, demostrado?

De entre los muertos, alienados, fantasmas antes ya de haber fallecido y también nacido, surgirán los locos, los enajenados sin rol alguno: los vivos. ¿Cómo vas a sitiar al neoliberalismo si el neoliberalismo está en todos tus gestos? Por todas partes. El prácticamente, a la práctica, hace saltar todo por los aires. Y es por eso que.

El supuesto fin del neoliberalismo (plegado en si mismo y en si mismo encerrado, dicen) ha resultado ser y es, como todo, una ilusión, un cliché, un reflejo, una falsa imagen.

Una emboscada.

.

Anuncios

8 comentarios to “El fin del neoliberalismo.”

  1. nadie os salvará Says:

    El neoliberalismo es incapaz de dar ni obtener crédito, pero todavía puede, mal que bien, pagar sus facturas, a base de expoliar la “grasa sobrante” de los ciudadanos del primer mundo (en el tercero no hay ya nada que rascar), por medio de los estados, los cuales nos han dejado bien claro -cuando menos la crisis ha servido para esto- cual es su verdadero papel histórico: ser los agentes recaudadores, los publicanos de los bancos.

    En cuanto a lo que son, esto es, administradores, delegados, mamporreros del capital financiero, los partidos políticos, y todas las intituciones directamente dependientes de los estados, han actuado durante el desarrollo de la crisis exactamente como una casta privilegiada (sin importar las siglas o las ideologías supuestamente defendidas), tan sólo preocupada de no tocar, e incluso de subvencionar a aquellos de quienes realmente dependen, y asimismo atacada de un MIEDO atroz a que caiga su máscara para todo el mundo.

    Pero, cuando esta fuente se agote, y el neoliberalismo no pueda pagar a nadie de ninguna manera, entonces y sólo entonces habrá llegado su fin. Ese momento no queda muy lejos.

    ¿Qué lo sustituirá? Mi síndrome de Casandra permamente me dice que nada bueno. El divorcio entre las masas y cualquier cosa que se parezca al pensamiento político me parece inabordable. La élite económica y sus esbirros político-mediáticos, igualmente ciegos, vegetan atrapados en su propia trampa, engañados por sus propios sofismas…y atacados por la misma imbecilidad que ha llevado tanto tiempo promoviendo socialmente.

    Veo la barbarie aumentar cada día más, en todos los sentidos…no se me ocurre nada que hacer o decir, al menos a día de hoy.

    O quizá sucede que es Domingo, y estoy algo deprimido. Espero que no le moleste mi desahogo, señor poliket.

  2. poliket Says:

    Nadie os salvará, me alegra leerle.

    A partir de la media noche, yo también me llamo Casandra. Como lo de levantar el ánimo no es mi fuerte, lo que creo que quería decir en el post no es que el fin del neoliberalismo no estuviera cerca, sino que no existe.

    – me permito la libertad de coger la palabra “neoliberalismo” como sinónimo de “capitalismo” (o capitalismo postfordista) porque no me apetece mucho contribuir a la gestación de falsas divisiones, falsos matices, cuando no ha habido cambio de paradigma alguno –

    Se equivoca, creo, cuando dice que en el tercer mundo no hay nada que rascar. Y es que, aunque moleste a más de uno, mire las ONGs de todos los colores y tipos compitiendo entre ellas por lo que se puede rascar de ese “otro mundo”, que no es poco. Aun así, que haya muchas bolsas de las que se puede rascar es insignificante, o incluso despreciable (por eso lo llevan las ONGs), para el modelo imperante cuando la fuente de la que bebe (que dice usted que se ha de agotar) es infinita.

    La fuente no se puede agotar nunca: En todo momento se podrán producir-vender productos y productos derivados. Y no sólo en lo económico, también en lo cultural o incluso en lo ideológico (por mentar dos ejemplos). Mire el arte: la escena pictórica no deja de “progresar” aunque hace tiempo que ésta dejó de pintar el “mundo” para pintar la y a partir de la propia pintura. Y es que consumimos aire.

    La especulación, el espectáculo. No hace mucho leía que consumimos productos que no son más que desilusiones que sólo se sacian en la promesa de otra y otra y otra desilusión futura. Y la naturaleza de esa desilusión nace seguramente de la irrealidad del producto mismo. (aunque, quién sabe, quizás ese desengaño, esa desilusión, no sea más que otro producto “ficticio”)

    En cualquier caso, el mercado nunca dejará de proveer y proveerse. ¿Por qué no se iban a generar más productos irreales a partir de irrealidades ya creadas? ¡Hasta el infinito! (por no hablar del 2xInfinito al poder vender siempre como producto la ausencia misma y concreta de un producto). Creo que el único limitante sería el lenguaje, el poder nombrar ese “nuevo” (siempre uno nuevo) producto comprado-vendido; pero indudablemente también hemos avanzado mucho en el arte de la palabra y la lingüística.

    Todo este “rollaco”, palabrería, para decir finalmente que nadie nos salvará; y mucho menos el determinismo propio del sistema. Que el fin del neoliberalismo no era más que otro producto.

    PS: pero que nadie desespere, que aunque no se les oiga de continuo, que aunque encerremos a muchos, todavía hay locos sueltos – de hecho, por lo que pueda devenir algún día, yo ya estoy empezando a pensar en esconderme de mis familiares y amigos ;-P -. Y sé que no debería hacerlo, pero, NadieOsSalvará, aquí le paso el link sobre DERROTAS (quizás ya lo habrá leído: http://nodo50.org/Espectros-de-Muntzer-al-amanecer.html ) del que han bebido hasta la médula las cuatro líneas del post tecleado más arriba. La derrota es nuestra arma, y, aunque no lo parezca, son y somos muchos.

  3. nadie os salvará Says:

    Ningún sistema económico dejará de producir y vender mercancías, a menos que retrocedamos al adanismo y nos volvamos otra vez recolectores-cazadores (como en “El planeta de los simios”, jeje) Lo genuino del capitalismo no consiste en producir y vender, sino en la expropiación, es decir, el robo, de una parte del valor, producto del trabajo humano, y su acumulación en forma de capital.

    Según el mecanismo clásico, la única manera de obtener beneficos que ingresar en el capital consiste en disminuir los ingresos de, precisamente, aquellos que deben consumir las mercancías que el sistema produce: esta es la CONTRADICCIÓN BÁSICA del capitalismo, que parece ser que todavía nadie asume. La crisis, en el capitalismo, es lo NORMAL, no lo excepcional. lamentablemente, el ciclo de las generaciones humanas, y la desmemoria histórica programada, aka postmodernismo,ha velado la dura realidad.

    Así se sucedieron las crisis durante todo el siglo XIX y el XX, cada vez más graves y frecuentes, hasta el período de las grandes guerras: Sólo unas condiciones extrememadamente peculiares han permitido la famosa edad de oro del capitalismo posterior a la segunda Guerra: la aplicación de las doctrinas de Keynes (en parte para evitar que la poblción se volviera hacia la órbita soviética), la recontrucción de una Europa asolada, y la explotación intensiva del tercer mundo en beneficio del primero, hasta llegar a la moderna globalización: Una vergüenza histórica que quizá no tardemos en pagar muy cara, y de la que en Occidente, nadie, absolutamente nadie es inocente.

    Lo cierto es que el momio se acabó allá por los años setenta; la irrupción del tatcherismo era lógica, dado que de ninguna otra manera era posible mantener la tasa de benefico sin recortes en la calidad de vida de la ciudadanía con algo que recortar, y sin el impulso hacie ese sueño de opio que-y las futuras generaciones se avergonzarán de nosotros- en que ha consitido el neoliberalismo financiero. Treinta años de mala fe social programada, de indolencia, de desinterés, de zafiedad cultural, de vulgaridad de “nuevo rico”, de miseria moral, intelectual y estética, y, ahora lo estamos viendo, de barbarie: treinta años en darnos cuenta de que la caja sorpresa de la tómbola por la que hemos estado tanto tiempo pujando, estaba vacía.

    Y ahora, ¿Qué? ¿Otra gran guerra, como los imperios clásicos, para destruir las infraestrucutras y las mercancías, y que el ciclo vuelva a repetirse? ¿O la paulatina refeudalización de Occidente?

    En fin. Parece que el Lunes no me ha animado mucho, precisamente, jejeje…bueno, ya basta de tochos. Le cedo -¡faltaría más en su blog!- la última palabra, si gusta.

  4. aguapublica Says:

    Daremos hasta la sangre si nos la quitan y seguiremos sin protestar, una huelga, dos, tres, y a la vuelta a casa encederemos la tele a ver que ha pasado con la Esteban y si Jesulin tiene una querida o el hijo de Jaime Ostos vuelve al armario. Imaginense ya si ponemos sobrela mesa el problema del tercer mundo, si no nos preocupa el nuestro, a excepcion de lo dicho sobre la esteban, ¿que nos va a preocupar un puntito perdido por Asia, Africa….?
    http://misvalores.wordpress.com
    http://votaenblanco2012.blogspot.com

  5. poliket Says:

    De los que vuelvan a casa tras la huelga, habrá también quien encienda la tele para ver cómo ha salido en la foto. Y habrá incluso quien, para asegurarse de que hay foto, o de que ésta sea como a él o ella guste, corra a escribirlo en un blog mientras en el post anterior se queja de lo que es el facebook.


  6. Pues en mi caso me ha tocado vivir la crisis desde el campo, por no decir de la naturaleza, que por lo visto, como sistema autorregulado, ha servido de inspiración a la teoría económica del capitalismo neoliberal actual, pero siguiendo las tesis del darwinismo. Se me ocurre pensar que dado que estas tesis están siendo sometidas a profunda revisión, podríamos decir que el capitalismo nace fracasado en su intento de emular la “economía de la naturaleza”.
    Estoy de acuerdo en que “la derrota es nuestra arma” aunque también podríamos usarla como herramienta.
    En cuanto a emular la economía de la naturaleza, me parece que hasta ahora solo nos hemos ocupado de su expolio. Porque solo desde el desconocimiento de las mas elementales leyes de la Física se puede plantear el crecimiento infinito.
    Lo que siempre me ha fascinado del ser humano es su capacidad de contorsionismo ideológico para concluir un absurdo.

  7. titerestonet Says:

    La crisis está golpeando a todos los sectores (excepto a quienes la han provocado: banqueros y políticos), también a mi sector (espectáculos).

    De momento, parece que resisto. Con precariedad, sin deudas y sin números rojos. Apenas con lo justo, cuadrando los ingresos (que nunca fueron nada altos) con los gastos. Nunca he tenido lujos y sí muchas carencias, incluso esenciales. Parece que me he ido acostumbrando a prescindir de cosas que para otros son o eran importantes.

    Cuando llegó el apagón analógico me negué a instalarme la TDT. ¿Para qué? ¿Para que me aborreguen con sus entretenimientos basura? ¿Para que laven mi cerebro con su perversa y manipuladora desinformación?.

    Hace meses que no veo la tele y no la echo de menos. He incrementado mis lecturas de libros y selecciono en Internet aquella información que omiten deliberadamente los medios de comunicación de masas, controlados por los propios responsables de la actual crisis financiera, económica, social, humana y ética.

    Durante la época de falsas “vacas gordas” llegué a sentirme como un perfecto gilipollas cuando veía cómo casi todo el mundo a mi alrededor tenía mejores casas, mejores coches, televisiones de plasma, pijeríos varios, ropa de marca… y yo no podía permitirme nada de eso.
    Ahora compruebo que ellos tampoco podían permitírselo. Por eso se endeudaron.
    Por eso no me endeudé. Por eso ahora resisto mejor el temporal.

    Lo que me solivianta es que nuestros ineptos políticos me estén ahora endeudando de manera indirecta y por la fuerza, sin mi consentimiento, a base de malvender y privatizar todos los sectores públicos de este país como en su día lo hizo Carlos Menem en Argentina.

    Si para esto pagamos impuestos, yo abogo por una masiva rebelión fiscal.
    Si nos imponen un “pensionazo” imposible de llevar a la práctica para sumirnos en una vejez indigente, yo abogo por dejar de cotizar a fondo perdido a una Seguridad Social que ya ni es segura ni es social. ¿Para qué cotizar? En la práctica, la actual ley supone condenar a la mayoría de la población a pensiones no contributivas o asistenciales. ¿Merece la pena pagar a la Seguridad Social para cobrar una mierda de pensión de 300 euros durante los últimos 5 años de tu vida? Antes prefiero seguir trabajando hasta el final de mis días; me sale más rentable que cotizar en estas condiciones.

    Propongo que desde ATTAC y otras ONGs nos organicemos para planificar una fuerte campaña de REBELIÓN FISCAL contra esta panda de chorizos corruptos que están vendiendo nuestras vidas a cuatro ladrones financieros con mucho poder y nula inteligencia emocional.

    ¡¡¡ REBELIÓN FISCAL YA !!!

    Que ZP, Rajoy, Botín, el borbón parásito, Méndez, Toxo y demás gentuza traicionera se paguen sus sueldazos y pensiones de su bolsillo, pero no con el del erario público que ponemos nosotros y que tanto despilfarran y malversan. Para lo mal que lo hacen, demasiado bien pagados les tenemos.

    Y como dijeron años atrás en Argentina… también aquí ahora toca salir a la calle con las CACEROLAS y decir bien alto y claro:

    ¡¡¡ QUE SE VAYAN TODOS !!!

    Hasta que no tengamos unos dirigentes que apuesten en serio por lo público, por lo social, no merece la pena seguir contribuyendo.
    Si la cosa cambia, como en Islandia, entonces merecerá la pena.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s