Me importa poco…

2 julio 2010

-Me importa poco equivocarme o no -dijo la señora.

De "Dia de lluvia", de F. W. Benson.

De "Dia de lluvia", de F. W. Benson.

-Te equivocas, repito, porque teniendo al respecto ideas muy claras apenas he prestado oído a lo que dicen los hombres, a fin de mantener incólumes mis convicciones y aun a costa de no doblegarme antes sus impulsos.

-¿Impulsos espirituales?

-No siempre, tía. No siempre. He advertido que las exhortaciones más desinteresadas resultan con frecuencia las más obscenas y hace tiempo que he aprendido a distinguir entre la verdad y el error. Por eso, entre otras cosas, digo que te equivocas.

-Yo, por el contrario, hace tiempo que he renunciado a distinguirlos, de tal manera son capaces de disfrazarse uno del otro. En cuanto a lo otro te diré que he puesto siempre mi armonía por delante de mi razón y por eso nunca me ha importado equivocarme; con eso quiero decir que el atentado contra la lógica siempre me ha parecido menos grave que el cambio de rumbo de una línea de conducta que incluya a la lógica entre las disciplinas que la informan pero que en modo alguno puede permitir que se erija (la lógica) en su principio rector, a costa de la influencia de otras fuerzas que gozan de tanto derecho como ella en la dirección de los asuntos del alma. Por citar un ejemplo, no era precisamente la lógica la que me insinuó la conveniencia -en aquel momento decisivo, en la margen izquierda del río y todavía con el hueso en la boca- de dejarle seguir su camino, de no cruzar el puente y tomar el otro camino, pasado el hito, opuesto a sus pasos. La lógica es siempre de corto alcance, se atiene exclusivamente a la rectitud de la proposición que tiene ante sus ojos y sólo se permite elevar sus juicios párrafo a párrafo, desentendida de la totalidad del texto -a cuya comprensión total sólo puede llegar por la iteración de sus comprobaciones puntuales- y, lo que es peor, incapaz de adivinar la finalidad de un discurso cuya intención no esté expresa en todas y cada una de sus cláusulas. Por consiguiente, si rechazaba como improcedente -e inconexo con todos los inmediatos anteriores- mi gesto de retroceso ante el puente y mi decisión de seguir un camino, más allá del poyo, opuesto al que él había adoptado -sin pensarlo dos veces, impulsado por la confusión que le había invadido tras los sucesos de la noche anterior y tan sólo espoleado por el deseo de dejar atrás tanta degeneración, en la idea de recuperar el buen juicio y la rectitud de conducta lejos de aquel ambiente enrarecido-, ¿cómo podía adivinar el turbio horizonte de la complacencia hacia el que, ignorante, apuntaba la recién recuperada célibe determinación de tomar sobre sí la potencia de pecado no prematuramente desmantelada por la insuficiencia del ya cometido?

-¿Cuando hablas del pecado -adelantó la sobrina-, estás hablando, tía, de la indiferencia hacia los demás?

-¿Y a ti que te importa? -preguntó a su vez la señora, un tanto amostazada por las insolentes interrupciones de su sobrina y más molesta por las desviaciones que se veía obligada a tomar, saliéndose de la línea con que de antemano había trazado su sermón, si quería dar respuesta cumplida a sus preguntas, que por los aires de impávido desinterés con que recibía aquellas confidencias que ella bien podía considerar como su más íntimo secreto y, por consiguiente, su más preciado legado para quien supiera apreciarlo así.

-¿Qué te importa, me pregunto, la clase de pecado que haya podido cometer hacia el prójimo si en ningún momento voy a pedir tu absolución y si, por otra parte, nunca será el fruto del legado que tú recibas?

.

En la Penumbra, 1989

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s