Carta a una fotografía.

29 noviembre 2010

Te escribo con premura. Ha pasado mucho tiempo. No sé ni dónde estás ni a quién me dirijo ya. La urgencia de las pequeñas tareas se adueñó de mi vida. Aun así, poniendo orden, vino a mi esta fotografía.

.

Te escribo porque he visto esa imagen que no sé si es tuya o es mía. La miro y no sé si soy yo o si eres tú. De cara o de espaldas; ¿un paisaje quizás? No puedo sacarle el ojo de encima. No sé si me estás besando, o soy yo quien te besa. Si nunca nos besamos, si son dos extraños que discuten, o si está vacía. Y necesito saber. Si no no existo.

En blanco y negro o en color. Allí estás quizás tú, quizás yo. Ahí está ella. La imagen encuadrada en un rectángulo; con sus cuatro lados, sin salidas. Me estira de los párpados. Me mete dentro, ¡Algo se ha movido! Espera. No sé si estoy dentro o fuera. Miro la estantería: historia universal planeta, comprada por ebay hace dos días.

Miro la imagen, y nadie me mira. Quizás nunca la hubo, no lo sé; pero ahora ya no hay ninguna duda. Ya no hay dialéctica posible. Sólo soliloquio mío.

.

Te escribo. Estoy nervioso. Ya no hay nada que decir, sólo ver y mostrar. Helicóptero o cernícalo. Hablo por boca de otro y ni tan siquiera me lleno la boca, ya no me lleno la boca, de palabras sin imágenes, sólo ruido. Miro y remiro esa vieja fotografía. ¿La recuerdas? Quizás tú la recuerdes, aunque no sé si estabas o la tuviste nunca. De tanto observar pierdo la mirada, para siempre, se me nubla la vista. Palabras e imágenes, decía. Ya no hay ecos ni rimas. Ni grietas para el sentido. Y yo, o eso creo, incapaz de decirte cuánto tiempo hace… ni cuánto tiempo ha pasado perdida esa imagen, la foto, por la que ahora, ¿ahora?, incapaz de poner títulos, te escribo. Santa memoria la tuya.

Historia. 1.2. Dos punto uno. Ya no hay progreso, sólo actualizaciones. Ciencia. ¿Qué tendrá esta imagen atrapada en sus dos dimensiones, mera superficie, que no me suelta? Mirarlo todo, no tocar nada. Fotografía que devora. El deseo, el futuro, pisoteado por imágenes y más imágenes que fluyen en masa, ¡sin cese!. Surrealismo. Y que parezca que sólo ahí merece la pena de ser vivida.

Sucesión de imágenes repetidas. Pasado que lo copa todo.

.

La imagen sólo es un lugar. El lugar donde lo ya sido se une, para siempre, con el ahora. Muere por igual, repentinamente (flash, silencioso estruendo), el primero y el segundo. La incesante lluvia de imágenes aprieta. ¿Que qué es espectáculo? Y tú me lo preguntas…

.

Anuncios

3 comentarios to “Carta a una fotografía.”

  1. Dani Says:

    Mu bueno.
    “¿Que qué es espectáculo? Y tú me lo preguntas…”
    por la democratización de la violencia y del espectáculo!

  2. poliket Says:

    Lo de la democratización del espectáculo, mientras siga siendo espectáculo, poderosa hegemonía, ya se está viendo (creo), pero lo de “la democratización de la violencia”… ¿¿¿duele??? 🙂

    Merci por el comentario. Y a ver si cae una cervecita más pronto que tarde!

  3. poliket Says:

    Bien pensado, todo acto comunicativo no deja de ser un acto violento.

    Si no hay comunicación más allá del espectáculo, quizás, democratizaciones varias, todas sean una… y la misma.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s